Por el 10%, el fin de las AFP y recuperar todo lo que nos han robado durante 30 años! Fuera Piñera!

0
460

La votación de este miércoles aprobando el retiro del 10% de los fondos de las AFP fue una conquista lograda únicamente por la presión de la gente en las calles, por las protestas que venimos dando desde antes del 2016 contra las AFP y por la revolución iniciada el año pasado para que se dignaran siquiera a escucharnos que no eran 30 pesos, sino 30 años de abuso. De esta misma forma se expresa que hoy tampoco es solo el 10%, sino que queremos ir por todo lo que nos han arrebatado por más de 30 años. Es por eso que fueron múltiples las protestas en las poblaciones el martes en la noche y múltiples también las advertencias de huelga que hizo la clase obrera en varios sindicatos como en la Unión Portuaria, dejándoles claro a los de arriba que esta revolución no ha acabado.

La aprobación refleja una profunda crisis del gobierno de Piñera, que cae en aprobación y ni en su misma coalición lo ven como un buen conductor del gobierno. Esta crisis también la viven los partidos de derecha, donde la UDI evaluaría llevar al tribunal supremo a los diputados que votaron a favor del proyecto. Esto deja en evidencia que si queremos ir más allá del 10% y por el fin de las AFPs es necesario sacar a Piñera del gobierno, pero tampoco depositar ninguna confianza en las alternativas de la “oposición” que han favorecido el negocio de las AFPs por 30 años.

Por otra parte, debemos recalcar que tras la votación quedó en incertidumbre el cómo se repondrán esos fondos para no afectar a las pensiones futuras, ya que ni la insuficiente propuesta de un Fondo Solidario fue aprobada. Entonces, es muy probable que el costo a largo plazo lo quieran poner en nuestros hombros. Pero además, existe la posibilidad que nos cobren los costos por los sistemas a implementar y por las comisiones por transferencias que deberán pagar a los bancos. Toda esta situación nos obliga a estar en alerta, en ninguna circunstancia podemos caer en la confianza hacia estas instituciones que por más de 30 años han sido serviles al gran empresariado.

Este viernes empezará a ser revisado el proyecto en la Comisión de Constitución del Senado, para el lunes despacharlo a sala para que los senadores lo discutan. Entre estos días muchas cosas pueden pasar, por eso el llamado es a no soltar las calles, a seguir movilizados, a seguir avanzando en la organización de sectores obreros tomando el ejemplo del llamado a huelga de la Unión Portuaria, para así demostrarles a los de arriba que vamos por el 10% y por el fin de las AFP; que esta revolución se mantendrá viva porque sabemos que si de Piñera y los de arriba depende morimos de coronavirus o de hambre.

Con todo esto, las AFPs han tenido un duro golpe, ya la Superintendencia de Pensiones estimó en casi US$20.000 millones el total que tendrían que entregar las AFP en caso de que todas las personas retiren el máximo posible, eso es mucha plata, más que la fortuna de Luksic y Piñera de conjunto (que suman unos 15 mil millones de dólares), y es solo el 10% de lo que manejan las AFPs, por algo para ellos ha sido un negocio redondo y se niegan de cualquier manera a acabar con este sistema de capitalización individual que los ha enriquecido. Por eso Piñera presentó una nueva reforma de pensiones proponiendo un “Sistema Previsional Mixto, que asegure pensiones dignas para todos”, con un pilar contributivo, financiado con aportes y ahorros que pertenecen a los trabajadores y con un componente solidario, financiado por el Estado y las personas. Todo para no acabar con el robo de las AFPs.

Desde el MIT creemos que debemos seguir con la revolución, acabar con el sistema de AFP basado en la capitalización individual e instaurar un sistema solidario y de reparto, pero que la única forma de lograrlo es apuntar a recuperar el 100% de nuestros fondos, que se encuentran en las empresas de los Luksic, ENEL; Santander, y otros grandes grupos económicos nacionales y multinacionales. Y para recuperar esos fondos debemos acabar con la propiedad privada de los empresarios, expropiar las empresas de esos grandes grupos y socializarlas para ponerlas bajo control obrero. Eso se logrará solo si a través de la revolución conquistamos un gobierno obrero y popular, que además de convocar a una Asamblea Constituyente, implemente un sistema económico socialista, contrario al capitalismo, que planifique la economía de forma democrática bajo control obrero y que tenga como centro el bienestar de las personas y no el lucro. Esta es la única forma para solucionar el problema de las pensiones, del hambre y la pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here