Las deudas de los trabajadores, el rescate de LATAM y la banca

0
434

Por David Espinoza

En El Mercurio del último domingo (07/06) fueron publicados varios datos y reportajes muy reveladores sobre cómo funciona la sociedad capitalista y quiénes son los verdaderos “dueños del mundo”.

El primer dato es: entre marzo y abril de este año, en Chile, 120 mil personas se sumaron a la categoría de “deudores morosos” o sea, personas que están con deudas atrasadas. En total, en nuestro país, son cerca de 5 millones, casi un tercio de los habitantes. Entre los mayores de 18 años, 37% están morosos. O sea, a cada 10 personas, casi 4 tienen deudas atrasadas. La deuda promedio por persona es de 1,8 millón de pesos, aproximadamente 6 veces el valor del sueldo mínimo. De esas deudas, 59% son con los Bancos.

El segundo dato. LATAM, la mayor aerolínea “chilena”, que tiene como su principal accionista la familia Cueto (amiga de Piñera), hizo un pedido judicial en Estados Unidos para reorganizar sus finanzas. Sí, en Estados Unidos, ya que gran parte de los bancos a quiénes debe Latam (acreedores) son norteamericanos.

LATAM tiene una deuda de aproximadamente, 10.000 millones de dólares, de los cuáles 7.000 millones son financieros (préstamos de dinero). Como la empresa se mantiene casi paralizada por la pandemia, no hay flujo de caja y las deudas van venciendo. Según estudio del Banco JP Morgan, LATAM podría sobrevivir hasta julio con la caja que tiene. La empresa ya despidió a más de 1.850 personas desde el inicio de la crisis y redujo el sueldo de gran parte de su personal (más de 40.000 trabajadores) a la mitad. Hace pocos días la empresa anunció 2000 despidos más en Brasil. Aún así, la empresa todavía tiene un caja de 1.300 millones de dólares. Para renegociar sus deudas y mantener la operación, LATAM necesita nuevas inversiones de más o menos 2.000 millones de dólares.

La gran mayoría de los acreedores de LATAM (a quiénes la empresa debe pagar los 7.000 millones) están grandes Bancos extranjeros o Fondos de Inversión extranjeros, algunos de ellos con filiales en Chile. En la lista están: Citibank, Scotiabank, Bank of New York Mellon, Corporation, Itaú, BTG Pactual, varios Fondos de Inversión japoneses, Banco Santander, etc. Es importante recordar que parte de las acciones de LATAM también están directamente en las manos del mercado financiero – Bancos y AFPs.

La empresa ahora está negociando un rescate para no quebrar. Parte de esos 2.000 millones que necesita van a venir de Qatar Airlines (uno de los más grandes accionistas), otra parte de la familia Cueto, y otra parte están buscando en los gobiernos de distintos países. Al gobierno chileno solicitarán entre 500 y 1000 millones de dólares cómo rescate. El gobierno ya está discutiendo el rescate y lo más probable es que este se de bajo la forma de garantías, no de un préstamos directo. O sea, el gobierno dará una garantía a los acreedores de LATAM. Si la empresa no puede pagar sus deudas, el Estado las pagará con plata de todo el pueblo que vive en Chile.

El tercer elemento interesante para este análisis, que supuestamente no tiene que ver con los dos anteriores, es que el gobierno chileno aprobó, en abril, una línea de crédito para las pequeñas, medianas y grandes empresas llamada Crédito Covid-19. Esta línea de crédito tiene como objetivo prestar dinero a las empresas que están sufriendo por la pandemia, Para ello, el gobierno inyectó 3.000 millones de dólares en el Fondo de Garantía para Pequeños Empresarios (FOGAPE), de dónde la banca privada podrá sacar plata para prestar a las empresas con condiciones especiales. El gobierno no presta la plata directamente a las empresas, la presta a través de los Bancos, que cobran tasas de interés superiores a la del Banco Central. O sea, los Bancos privados ganan dinero con los préstamos. Algunos Bancos que están haciendo préstamos de esa línea de crédito son: Scotiabank, Banco de Chile, Santander, Itau y otros – varios de los cuáles también son acreedores de LATAM.

Bueno. Después de esta aburrida exposición de números, ¿adónde queremos llegar? A los Bancos.

Aquí tomamos a 3 sectores distintos de la sociedad. Las familias, las empresas y el Estado. Al final, la plata de los tres sectores terminan… en los Bancos! Además de eso, el gobierno chileno tendrá que endeudarse para financiar sus paquetes económicos. Y tomará plata prestada a los Bancos (y al más nefasto de ellos – el FMI).

Toda esa circulación de dinero que al final se concentra en los Bancos es uno de los principales elementos de lo que Lenin, el gran revolucionario ruso, llamaba de imperialismo. Desde el inicio del siglo XX los Bancos empezaron a dominar prácticamente todos los sectores económicos y naciones, haciéndose dueños de las empresas y transformándose en grandes monopolios. Cuando hablamos de Bancos no estamos hablando solamente de los Bancos comerciales que nos prestan dinero. Los Bancos más importantes son los Fondos de Inversión, como el norteamericano BlackRock, que tiene en su poder más de 7 billones de dólares, suma de dinero superior al PIB de la mayoría de los países del mundo. Esos grandes monopolios extienden su control económico sobre todos los países del mundo en asociación con los Estados imperialistas, que son grandes representantes y defensores armados de la dominación esos monopolios.

En esa gran cadena de circulación y concentración de dinero en la mano de los grandes Bancos, que después se lo reparten entre sus dueños y accionistas, los Bancos se van asociando a empresarios de las distintas naciones. Es el caso, en Chile, de la familia Cueto, por ejemplo, “dueña” de LATAM. La familia Cueto tiene poco más de 20% de las acciones de LATAM. Es su mayor accionista. Sin embargo, no es dueña de la empresa, porque los verdaderos dueños son los Bancos, los acreedores. Tanto es así que si LATAM no paga sus deudas, los acreedores se quedan con los aviones, tiendas, autos y todo lo que la empresa posee.

Esta lógica de asociación entre los Bancos y las burguesías nacionales es totalmente favorable a los Bancos. Las familias burguesas nacionales, como la familia Cueto, que están entre las más ricas de Chile junto a los Luksic, Matte, Angelini, Paulmann, etc., son nada más que socios menores de los bancos internacionales e instrumentos para que esos Bancos succionen la riqueza de nuestro país y la manden directamente a las naciones centrales. La burguesía chilena es más o menos como una cobradora de impuestos y recaudadora de dinero hacia los grandes Bancos internacionales. Son los perkines de la burguesía mundial.

Eso nos lleva a la conclusión que de esa burguesía nacional no podemos esperar ningún proyecto de país. Su proyecto es seguir saqueando el país para enriquecerse y enriquecer a la gran burguesía mundial. La otra conclusión es que nuestros principales enemigos no son solamente las 10 o 15 familias que son “dueñas de Chile”. Los principales dueños del país son los grandes Bancos internacionales y empresas imperialistas. Cualquier proyecto de independencia nacional que no pase por enfrentar la burguesía chilena y el imperialismo es una ilusión. No hay posibilidad de liberación nacional, de tener un país verdaderamente independiente que tome las decisiones sobre los rumbos de su propia economía sin romper con el imperialismo. Hoy, además del control de los Bancos, las principales empresas mineradoras, AFPs, pesqueras, etc., están en la mano de capitalistas extranjeros.

Nuestra lucha actual, en el marco de la pandemia y de la crisis económica, pasa por cosas muy inmediatas, como exigir la condonación de todas las deudas de las familias trabajadoras, el congelamiento de las cuentas de luz, agua, la prohibición de los despidos por las grandes empresas, etc. Todas esas luchas son fundamentales para movilizar los trabajadores, organizarlos y también para poder conquistar pequeñas victorias, aunque sean muy parciales.

Sin embargo, nuestra lucha también debe ser por exigir la estatización inmediata de empresas como LATAM, para que no tengamos que asistir de manos atadas como una de las principales empresas del país despide a miles de trabajadores y amenaza quebrar por un chantaje de los Bancos internacionales. El control de esas empresas no puede estar en la mano de parásitos nacionales o extranjeros – como la familia Cueto o la extranjera Qatar Airlines, totalmente sometidos a los Bancos. Para que sean verdaderamente nacionales, deben estar bajo control de sus propios trabajadores, que son los que mueven diariamente la empresa. Una empresa con un caja de más de mil millones de dólares y que sea estatizada tendria toda la capacidad de pagar a sus trabajadores mientras se mantenga la pandemia y retomar sus actividades cuando pase la situación actual.

En esa lucha, debemos fortalecer la organización de la clase trabajadora para sacar a los empresarios del gobierno y crear organizaciones obreras y populares que tengan condiciones de gobernar el país para poner toda la economía nacional a favor de los intereses de los trabajadores y del pueblo pobre. Los capitalistas ya se mostraron totalmente incapaces de garantizar nuestra vida, nuestra salud, nuestro empleo y nuestro futuro.

Enlaces:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here