Entrevista a ex trabajadora de FRUNA

0
182

La Voz de los Trabajadores entrevistó a una ex trabajadora de Fruna, quién nos contó un poco sobre las condiciones laborales al interior de la fábrica que está ubicada en el cordón industrial de Cerrillos-Maipú.

LVT: ¿Me puedes contar un poco como fue tu experiencia en Fruna? ¿Cuánto tiempo estuviste trabajando ahí y porque te fuiste de la empresa?

Trabajé dos meses ahí, había avisado con anticipación a mi superior que iba a ausentarme dos días porque mi niña se había enfermado y cuando me vine a presentar al trabajo no me permitieron entrar a la planta. Me dijeron que había hecho abandono laboral y no pude entrar más.

Ahora han pasado más de 16 días y mi finiquito aún no me lo pagan y vine a averiguar por qué aun no me lo han pagado. Pero las condiciones de trabajo son muy malas, no se les da alimentación a los trabajadores, los baños son inhumanos, algunos funcionan y otros no. Hay mucha envidia también, en cuanto a compañerismo no hay nada, todos los chiquillos están en lo mismo, las jefas no respetan a los trabajadores porque nos sacan de un lugar de trabajo y nos mandan a otro, no les respetan el horario de salida. Por ejemplo, la otra vez salí a las 10:30 cuando debería salir a las 9:50, porque a las 10:00 tiene que estar el otro turno trabajando.

LVT: ¿Tu trabajaste en el turno de tarde?

Son 3 turnos, mañana, tarde y noche. Tampoco se respetan los 5 minutos de «atraso» que puede llegar uno, porque no te permiten llegar atrasado. Entonces hay muchas cosas que no concuerdan con el contrato que uno firma, con las promesas que a uno le hacen en el contrato, entonces igual es fome trabajar así.

LVT: ¿Y la gente no se organiza para pelear por sus condiciones de trabajo?

No, aquí hay compañeras que han aguantado 25 años en las mismas condiciones y nadie hace nada por nada. El sindicato, vale callampa. Porque no resulta nada, no consiguen nada, no hacen nada por los trabajadores, o sea simplemente el sindicato se preocupa de cobrar una cuota mensual que te sirve únicamente para mercadería y entre comillas, porque, aunque uno pague no te corresponden los días del mes. Entones igual, 0 beneficio pa uno, uno termina perdiendo plata

LVT: Sobre la alimentación, que me contabas ¿cómo es la alimentación?

La alimentación se les da únicamente a las personas embarazadas que trabajan en la fábrica y que llevan años, a las personas con diabetes y a los hipertensos. Y a los que hacen doble turno entre comillas les dan alimentación, porque lo que te dan es un sándwich y un café, es todo lo que te dan.

LVT: ¿Entonces en el turno de nueve horas ahí no tienen tiempo para comer y no les dan nada para comer?

No, nada, con suerte uno puede ir una vez al baño y tomar un poco de agua, entre comillas también porque te andan apurando hasta por ir al baño. Te demoras media hora y te cuestionan, «¿porque te demoraste tanto? No puedes abandonar tu puesto de trabajo».

LVT: ¿Y tú que hacías ahí? ¿Dónde trabajabas?

Yo trabajaba en el área de producción, nosotros hacíamos los que eran los famosos «Date Crispy», que son las Oba Oba de competencia, y todo el día sin parar, ni siquiera me podía sentar, todo el día había que estar de pie. Llegaba muerta de cansancio a la casa para despertarme a las 4 de la mañana para estar de nuevo a las 7 de la mañana trabajando, entonces era una cosa terrible.

LVT: ¿Y cómo lo hacías con tu niña?

La dejaba con mi hijo mayor, entones es muy sacrificado y no valía la pena exigirse tanto, porque al final no resulta nada acá, uno no consigue nada acá

LVT: ¿Y ahora qué piensas hacer? ¿Seguir buscando acá por las fábricas?

Buscar trabajo, no me cruzo de manos porque uno no tiene los brazos ni las piernas malas para no encontrar. Me da lo mismo de lo que sea, pero yo sé que voy a encontrar algo mejor que lo que trabajaba acá. Pueden ser menos las lucas, pero voy a estar bien yo, cómoda, porque acá no estaba cómoda.

LVT: ¿Hay muchos inmigrantes? ¿Haitianos, venezolanos?

Si, acá en la fábrica son 1700 trabajadores para los tres turnos y casi la mayoría son inmigrantes, venezolanos, colombianos, haitianos, dominicanos, hay de todo un poco.

LVT: ¿Pero hay poca gente allí que trabaja hace muchos años? ¿Generalmente la gente queda un par de meses?

Mira, de los que trabajan hartos años ahí son casi la mayoría haitianos, ellos son como de los que tienen más aguante en la fábrica. O sea, igual hay chilenos, pero la mayoría son haitianos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here